La pobreza se ha disparado en Nueva York y los niños están pagando el precio

Después de varios años de disminución de la pobreza, la ciudad de Nueva York experimentó un fuerte retroceso en 2022, cuando experimentó su mayor aumento anual en los niveles de pobreza en una década.

El veintitrés por ciento de los residentes de la ciudad no podían pagar las necesidades básicas como vivienda y comida, según un nuevo informe por un grupo de investigación de la Universidad de Columbia y Robin Hood, una gran organización filantrópica. En 2021, esta cifra fue del 18 por ciento.

El número de neoyorquinos que viven en la pobreza, casi dos millones en total, incluye a uno de cada cuatro niños.

Los resultados marcan un gran revés para la ciudad de Nueva York, donde el aumento de la ayuda gubernamental durante la pandemia de coronavirus había ayudado a evitar la pérdida de empleos, el aumento de los alquileres y la alta inflación.

Con el fin de la mayoría de estos programas, la pobreza aumentó en todo el país, pero el aumento fue particularmente pronunciado en Nueva York, dijo Christopher Wimer, director del Centro sobre Pobreza y Política Social de la Facultad de Medicina de Columbia. autor del informe.

La tasa de pobreza nacional en 2022 fue del 12,4 por ciento, frente al 7,8 por ciento en 2021, el mayor aumento en un año registrado, según la Oficina del Censo de Estados Unidos. La tasa de la ciudad de Nueva York fue casi el doble del promedio nacional y hay señales de que la brecha se está ampliando, dijo el Dr. Wimer.

“Es desalentador”, dijo el Dr. Wimer. “Vamos en la dirección equivocada”.

La principal razón del aumento de la pobreza, tanto a nivel nacional como en Nueva York, fue el fin de las políticas de la era de la pandemia, como la ampliación del crédito fiscal por hijos, la mejora del seguro de desempleo y los pagos en efectivo que ayudaron a las familias de bajos ingresos a hacer frente a los crecientes costos. Dijo el Dr. Wimer.

El fuerte aumento en el número de neoyorquinos que viven en la pobreza, que aumentó en 500.000 en 2022, pone de relieve disparidades significativas y de larga data.

Según el informe, los neoyorquinos negros, latinos y asiáticos tenían aproximadamente el doble de probabilidades que los residentes blancos de vivir en la pobreza, y las mujeres tenían más probabilidades que los hombres de no poder mantenerse a sí mismos.

El informe, que forma parte de un estudio iniciado en 2012, se basó en encuestas de una muestra representativa de más de 3.600 residentes de la ciudad de Nueva York en 2022 y 2023.

Los investigadores utilizaron una medida llamada Medida Suplementaria de Pobreza, que tiene en cuenta tanto los ingresos como los apoyos no monetarios, como los cupones de alimentos, así como el costo de vida local.

Se diferencia de la medida oficial de pobreza de la Oficina del Censo, que solo tiene en cuenta los recursos en efectivo, pero los funcionarios gubernamentales también utilizan ampliamente versiones de esta medida complementaria, incluso en los informes publicados por la ciudad.

En 2022, según la medida adicional, una familia de dos adultos y dos niños que alquilaba en Nueva York se consideraba por debajo del umbral de pobreza si ganaba menos de unos 44.000 dólares. El umbral de pobreza para un inquilino adulto soltero era de $20,340.

Una razón clave de las disparidades observadas entre las personas que viven en la pobreza es la recuperación desigual del empleo, dijo James Parrott, director de política económica y fiscal del Centro de Asuntos de la Ciudad de Nueva York de la New School.

El Dr. Parrott, ex economista jefe de la ciudad de Nueva York, no participó en el informe sobre la pobreza, pero estuvo de acuerdo en términos generales con sus conclusiones.

“Gran parte del progreso logrado en los años previos a la pandemia en la reducción de la pobreza y la pobreza infantil ha sido borrado por tasas de desempleo divergentes por raza y etnia”, dijo el Dr. Parrott.

Si bien la ciudad dijo en octubre que había recuperado todos los puestos de trabajo perdidos durante la pandemia, los puestos que han regresado se han producido en gran medida en sectores de bajos salarios.

El sector minorista, que paga alrededor de 54.000 dólares al año y emplea a una gran proporción de trabajadores negros, latinos y asiáticos, ha eliminado más puestos de trabajo que cualquier otra industria, dijo el Dr. Parrott. Pero el sector que contrata a la mayor cantidad de empleados, el de atención médica domiciliaria, les paga mucho menos: alrededor de 32.100 dólares al año. El ingreso familiar medio en la ciudad de Nueva York es de alrededor de 75.000 dólares.

La tasa de desempleo promedio en 2023 entre los neoyorquinos negros fue del 9,3%, más de tres veces mayor que la de los residentes blancos, según el Dr. Parrott.

“La pandemia de Covid-19 ha tenido un impacto desproporcionado en nuestros vecinos más vulnerables”, afirmó Charles Lutvak, portavoz del alcalde Eric Adams. Pero señaló una serie de iniciativas, incluidas inversiones en un programa de empleo juvenil de verano y la expansión del crédito fiscal por ingreso del trabajo de la ciudad, como señales de progreso.

Según el informe, el 25% de los niños de la ciudad de Nueva York vivían en la pobreza en 2022, la tasa más alta desde 2015.

Se trata de un fuerte cambio con respecto a 2021, cuando la expansión del programa federal de crédito tributario por hijos redujo la pobreza infantil en la ciudad en un 30%, dijo la directora de investigación de políticas e iniciativas de Robin Hood, Chloe Sarnoff.

El programa aumentó temporalmente el crédito fiscal anual hasta $3,600, de $2,000 por cada niño elegible menor de 6 años y hasta $3,000 para niños mayores. Pero el Congreso no ha ampliado estos beneficios.

La necesidad de asistencia pública es evidente en Grand Street Settlement, un grupo de servicios sociales sin fines de lucro en el Bajo Manhattan y Brooklyn, que ha visto sus colas en las despensas de alimentos llegar a 2.800 personas por mes, en comparación con las 500 antes de la pandemia.

La creciente crisis del cuidado infantil está alimentando las crecientes tasas de pobreza. “Si queremos reducir la pobreza en la ciudad de Nueva York, tenemos que invertir en cuidado infantil”, dijo Robert Cordero, director ejecutivo del grupo, y añadió que el menguante apoyo de la ciudad a su programa preescolar gratuito hace que la tarea sea más difícil. para que los padres puedan llegar a fin de mes.

Shavon Johnson, de 30 años, que vive en una vivienda pública en el Lower East Side, es una viuda reciente que fue despedida en septiembre de su trabajo como cocinera de perros, donde ganaba 20 dólares la hora. Dijo que la despidieron porque no pudo llegar a tiempo al trabajo y aun así dejar a su hijo de 4 años, Dominique, en la escuela.

Ahora está inscrita en un programa de asistente médico con la esperanza de convertirse en enfermera, una meta que no podría lograr sin el programa de guardería gratuito ofrecido por Grand Street Settlement, que le permite cubrir otras necesidades.

“Me quedaría sin hogar” sin el programa, dijo.

El informe recomienda ampliar permanentemente los beneficios públicos como el crédito fiscal federal por hijos y el crédito fiscal por hijos del Empire State de Nueva York, un crédito para residentes del estado que se adoptó por primera vez en 2006.

Robin Hood dijo que apoya la ampliación del crédito fiscal Empire State a un máximo de $1,000 por año por niño, frente a $330, y la eliminación de las pruebas de ingresos que excluyen desproporcionadamente a las familias negras e hispanas.

Estos cambios podrían sacar de la pobreza a hasta 76.000 niños, según un análisis del Centro de Pobreza y Política Social de Colombia.

El informe también apoya reformas de zonificación que aumentarían la oferta de viviendas asequibles y una expansión de los vales de asistencia para el alquiler para ayudar a los residentes de bajos ingresos con su vivienda.

El Consejo Municipal dijo el miércoles que planea unirse una demanda que ordena a la ciudad cumplir con leyes que ampliarían el programa de vales, conocido como CityFHEPS. El alcalde Adams se opuso a tal expansión, argumentando que sería demasiado costosa.

Dulce Téllez, de 22 años, es profesora asistente de estudiantes en una escuela secundaria en Long Island City, Queens, donde gana alrededor de 32.000 dólares al año. Después de impuestos, dijo que gana alrededor de $1,600 al mes.

Cada mes, gasta 1.000 dólares en una niñera y otros 1.000 dólares en su parte del alquiler de un apartamento en Bushwick, Brooklyn, donde vive con su familia. También reduce más de $4,000 en deuda estudiantil.

Como sus gastos exceden su salario neto mensual, a veces trabaja en una heladería o trabaja horas extras en su escuela.

Ella estima que el 60 por ciento de los asistentes docentes con los que trabaja tienen que realizar trabajos secundarios por horas, incluso como guardias de seguridad o recepcionistas de hotel.

“Parece normal”, dijo. “Pero eso no debería ser normal”.

Audio producido por Tally Abécassis.