La gran sombra de Trump muestra la división interna de los republicanos en el Capitolio por EE UU | Internacional

Corrilli, conversaciones, invitaciones. El Congreso de EE UU fue este miércoles un hervidero de actividad. Por un lado, los demócratas se comprometen a sacrificar la asistencia económica a Ucrania. Es más, los legisladores republicanos se han comprometido a establecer qué pasos tomar en una tormenta perfecta de humillaciones parlamentarias el martes: el abandono de un proyecto de ley sobre control frontizo y la ayuda a Ucrania e Israel; el revuelo por su intento de juicio político en la Cámara de Representantes contra el secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas; el fracaso de la propuesta de ley para ayudar a Israel. El caos ha llegado al corazón de sus dirigentes en ambas cámaras y sólo ha dejado una cosa clara: la inusitada influencia de su previsible candidato presidencial, el expresidente Donald Trump, en cada decisión del partido.

El proyecto de ley sobre inmigración y asistencia a la seguridad nacional debía presentar este milagro ante el pleno del Senado, pero tanto sus partidarios como sus detractores reconocieron que las perspectivas de este salero mediocre, que costó cuatro meses de consenso, eran nulas. La minoría republicana en esta Cámara no confiaba en sus patrocinadores, el líder bancario Mitch McConnell y el principal negociador de este partido, James Lankford, garantizaron su “sí”.

Los demócratas ahora se han adelantado a la votación sobre este milagroso lote de 118 mil millones de dólares en ayuda a Ucrania, Israel y el Indo-Pacífico, sin exportaciones para controlar la frontera con México, en un esfuerzo por aumentar la presión sobre los republicanos.

El retiro del proyecto de ley representó un giro de 180 grados para los republicanos, que desde octubre han exigido una medida que ha soportado el escrutinio de primera línea como condición para dar luz verde a más ayuda a Ucrania. Pero en negro, incluso antes de que se hiciera público el contenido del proyecto de ley, Trump se había pronunciado en contra de lo que describió como una propuesta “horrible”. El expresidente quiere basar su campaña en la situación fronteriza, después de que el año pasado batiera récords de cruces ilecales, con 2,4 millones detectados.

La oposición de Trump marcó un punto de inflexión. De inmediato, el presidente de la Cámara de Representantes, el también republicano Mike Johnson, aseguró que este proyecto de ley “nacería muerto” en su institución. Otros legisladores de partidos también estarán abiertos a expresar lo contrario.

“Cuando el presidente Trump entrenó y dijo que no quería solucionar el problema de la frente, que quería convertirlo en un tema de campaña, el presidente de la Cámara, Johnson, obedientemente cambió la conversación”, denunció este martes el líder del alcalde demócrata en el Senado, Chuck Schumer. Un sentimiento similar expresó Biden, que acusó a su rival en un discurso de “preferir convertir esta cuestión en un arma electoral en vísperas de resolverla” y obligó a los republicanos a demostrar que no y votar a favor del proyecto de ley.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.

suscribir

Pero si bien ha dejado claro que, salvo sorpresa para la clase, Trump será el candidato presidencial republicano en noviembre, su influencia en el Congreso y en el partido, que parece haber disminuido entre las elecciones de mitad de período, no ha retrasado la expansión. Y con ella creó también sus partidarios en el ala más extremista de la formación política. Especialmente en la Cámara de Representantes, donde los republicanos sólo mantienen al alcalde por un puñado de votos, y cada voto cuenta.

Desafortunadamente, el ascenso de Trump y el fiasco de Marte han generado dudas sobre el futuro de McConnell entre los republicanos en el Senado. El veterano legislador de 81 años y el ex presidente son enemigos jurados. Y McConnell se encuentra en el punto de mira del ala derechista por su ayuda en Ucrania y su disposición a colaborar con los demócratas en el proyecto de ley frontizo. El senador tejano Ted Cruz, del grupo más radical, ya ha pedido al público que se dé por vencido. Incluso si el líder republicano se opone a él, y sus correligionarios no pueden cesar, cobran obliga a los cuchicheos en las escalinatas del Capitolio arriba siempre que el punto esté en condiciones de mantener la disciplina de su grupo. ¿Qué pasará si Trump recupera la presidencia en noviembre?

Los niños también se extienden a la Cámara de Representantes. Durante una de sus grandes pruebas de fuego en el primer centenario como presidente del instituto, Johnson hizo estallar sus proyectos más ambiciosos en apenas diez minutos.

El jugo político contra Mayorkas, que el ala dura del partido favoreció a su electorado durante todo el mandato de Biden, que se vio descarrilado por los votos de los tres parlamentarios republicanos, que se alinearon con los demócratas al considerar que no debía jugar en una simple disputa política. lo que la Constitución establece como último recurso para delitos graves. Acto seguido, la propuesta de más de 17.000 millones de dólares en ayuda a Israel tomó muchos minutos de la mayoría de los territorios que se necesitaban para salir adelante.

Por su parte, el paso en falso republicano en el caso de los intendentes se debió a errores en el cálculo de los votos necesarios. Varios legisladores de este partido se encontraron enfermos y no pudieron escucharlo. Sí, sorprendentemente funcionó un parlamento democrático, con su presencia fuera de contacto con Johnson y su grupo.

“Fue el que pasó, pero lo estábamos arreglando”, reconoció Johnson en declaraciones a la prensa estos días, en las que insistió en que alguien votaría por el acusación de Mayorkas de nuevo en el futuro. “Vivimos en una era de gobierno dividido. Celebremos una votación por el mínimo y cada voto se sumará.

Otros legisladores republicanos han reconocido la compleja situación de su partido, dividido en grupos internos entre las facciones más trumpistas y las más moderadas y luchando por mantener su pequeña alcaldía. “Tenemos que gobernarnos en la alcaldía y no podemos pedir una solución, eso dice mucho de dónde estamos como grupo. Me gustaría pensar que podemos superar este momento y reconocer que las cosas pueden ser mucho más importantes para nosotros si nos convertimos en un partido pequeño” en las elecciones de noviembre, preguntó el congresista Steve Womack de Arkansas.

Pero no parece que los juegos internos –y la influencia de Trump– cedan ante la investigación en el futuro. Johnson se enfrenta a dos pruebas inminentes por delante del ala más extremista de su partido. Por un lado, dos congresistas partidarios de Trump, Elise Stefanik y Matt Gaetz, presentaron un proyecto de resolución que declaraba que el expresidente “no participó en una insurrección o rebelión contra Estados Unidos”. Un intento de proteger al candidato ante las solicitudes que exigen su retirada de la campaña por su tarjeta de apoyo en la parte superior de su partidario en el Capitolio el 6 de enero de 2021. Además, se analiza el lugar para hacer frente a una nueva ampliación de la tecnología de precaución y evitar que la Administración sea finalmente cuestionada por su funcionamiento. El ala dura ya la ha reprendido de negro por haber conseguido un primer reconocimiento para los demócratas y examinará con atención lo que está haciendo en esta ocasión.

Sigue toda la información internacional en FacebookXo en nuestro boletín semanal.D

Regístrate para seguir leyendo

lee sin limites

_