Alguacil: “Si un jugador sale del plantel con uno menos es porque tiene que ir al hospital” | Fútbol | Deportado

“¿Por qué hay tanto cabredo?”, le pregunta una periodista en Alguacil. Y el entrenador de Orio, introvertido por naturaleza, dice: “¡Te imaginas…!”. Antes de finalizar el partido en el Parque de los Príncipes. Es miércoles a la medianoche y el 2-0 brilla en el cartel del estadio como una pérdida o un alimento, según la hinchada que lo contempla. Los octavos de final de la Liga de Campeones entre PSG y Real golpearon a Ecuador de forma inesperada. La Real jugó mejor pero perdió en medio de una situación accidental, en un córner, porque Traoré, el hombre que tenía que pegarse a Mbappé, le dio una piedra y decidió explorar en pleno combate.

“Yo no me lo exlico”, se quejó Alguacil. La frágil sombra del dolor de Traoré, incapaz de hacer su trabajo en un disparo, irritó al técnico. “Ese jugador que quiso subir al campo cuando el equipo tuvo que recibir un córner en el hospital… ¡No lo creo! Si un jugador sale del equipo con uno menos es porque tiene que ir al hospital. Lo tengo muy claro. Vámonos de ahí. Tan pronto como este jugador tenga un ID de grupo, todo el equipo tendrá un ID de grupo. Si queremos competir contra estos rivales, no podemos regalar lo que regalamos”.

“Ningún rival nos dominó esta vez como nosotros dominamos a la Real en el primer tiempo”, afirma Luis Enrique. Con la deportividad, el técnico asturiano del PSG reconoce que le ha superado. Pero el ganador es uno y el perdedor es el otro. “Nos presionaron con seis jugadores” te sorprende. “Normalmente en la Liga francesa jugamos contigo. Estábamos ciegos pero no éramos fluidos ni confiados. No teníamos la capacidad de cumplir buenos pases. El juego retiene este mal porque te desagrada y puede levantarlo. Este juego es súper dinámico. Es impredecible”.

“Tuve más dolor por parte del entrenador que por los jugadores del PSG, porque nos conocemos muy bien”, dijo Alguacil. Mi resultado fue financiado.

El partido fue un mano a mano de Luis Enrique contra Alguacil. PSG contra Real Sociedad. La hinchada del Parque de los Príncipes estaba confusa. Si uso Alguacil. La tripulación del Vasco siguió la situación en París. Nada más Hamari Traoré, en una acción fortuita en el área visitante, sufrió un golpe de Mbappé. Transcurrió el minuto 58 y el futbolista maliense pidió asistencia a los médicos. El árbitro hizo el córner y mandó a los médicos a la pandilla mientras Traoré, a sus 32 años, lucía como una exploración rápida. El dolor captó toda tu atención. No me di cuenta de que su equipo estaba con uno menos en una situación crítica: todos los jugadores de pelota parado se defienden, por regla general, hombre a hombre. Si uno muere, todo explota. Cuando Dembelé tira al terreno de juego, el jugador ya no está.

Luis Enrique: “El fútbol es de cachondo”

“El verdadero balón parado es mejor que nosotros”, dice Luis Enrique con voz gruñona en la sala de conferencias del estadio, “hay grandes lanzadores y remeros. Pero el fútbol es tan de cachondo. De Pronto marca el 1-0 con la parada, conectando en el segundo palo con un jugador como Mbappé que no es un gran especialista estos días. Pero tiene un buen centro, un buen compañero de Marquinhos en el primer palo, y eso siempre significa problemas para el rival, y también suerte. Fueron diez en esa acción porque Traoré estaba fuera. Todo el mundo ha ido a nuestro favor”.

“Tengo sensaciones juntas”, concluye Alguacil; “Hemos hecho un gran primer tiempo incluso antes del gol; Competimos individualmente y eso es mucho contra el PSG. Teníamos suficientes opciones claras de gol. Pero les dimos 2-0 y 1-0, cuando dejamos al equipo con uno menos, no podemos avanzar a una eliminatoria de Champions contra el PSG. El golpe podría ser que tras el 1-0 el equipo se ponga nervioso y desaparezca del partido. Tenemos derecho a matar. Es un 2-0 complicado pero no tengo chicos: si somos capaces de competir como en la primera parte, ¿por qué no soñar con marcar el primer gol en Anoeta y metros en la eliminatoria? Con la aprobación de nuestro público intentaremos tomar la iniciativa”.

Algo codificaron los hombres: al fin y al cabo, la Real puede recibir una goleada cuando el 1-0 marcan sus futbolistas. “Dentro de lo que hay dentro de mí soy feliz. Porque después de este 1-0 y viendo el partido a medida que íbamos, nos encontramos con un 2-0 ¡que estuvo buenísimo! Sabiendo que será complicado con la planta que tienen, si sabemos lo que hemos hecho la primera vez, ¿por qué no soñar?”.

Puedes seguirlo en EL PAÍS Deportes en FacebookXo escribe aquí para recibirlo nuestro boletín semanal.